Oviedo

Parque San Francisco

Conocido como uno de los pulmones verdes de la ciudad, el parque de San Francisco es uno de los más utilizados tanto por los locales como por los visitantes para practicar deporte, pasear o recordar el eterno y maravilloso paisaje de Asturias. Así que apúntate su visita entre las cosas que hacer en Oviedo. Y para quienes se dejan llevar por el lado menos saludable, en el parque podrán encontrar puestos de churros, de castañas y, en verano, de helados.

El museo arqueológico de Asturias revisa la historia desde la prehistoria hasta la época medieval además de ofrecer conferencias, seminarios, exposiciones temporales y todo tipo de actividades. Además, ofrecen reconstrucciones con escenas interactivas, usa medios audiovisuales propios para describir los distintos aspectos de la forma de vida de los antepasados y con ellos puedes hacer visitas virtuales a algunas de las cuevas de las que proceden los fondos del museo.

Santa Maria del Naranco, en Oviedo

Se trata de una de las visitas imprescindibles que ver en Oviedo para comprender el pasado de la ciudad, cómo se ha ido construyendo y cómo se ha configurado el carácter de sus habitantes. Estos edificios que datas del siglo XI son considerados como las raíces de Asturias y, como tal, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1985. No te pierdas las visitas a Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo.

Palacio de los Valdecárzana Heredia

Palacio de los Valdecárzana Heredia, del siglo XVII. Este es un edificio mítico para la sociedad ovetense y para la ficción novelesca, pues allí estuvo emplazado hasta el año 1931 el célebre Casino de la Regenta. De hecho, una escultura de Ana Ozores, la Regenta, deja constancia de este pasado literario.

Calle Cimadevilla de entre las callejuelas peatonales que salen a nuestro y cruzamos el arco que se encuentra al fondo. Esta es la puerta más importante de la antigua muralla medieval y sobre el arco se erige la torre con el reloj del Ayuntamiento.

El Fontán

El Fontán, plaza emblemática del Oviedo Antiguo cuya completa reconstrucción generó polémica. De aquí, tomamos la calle Fierro para llegar de nuevo a la Plaza de la Constitución y esta vez tomar la calle El Peso. Ésta nos conduce al final del trayecto por el casco viejo de Oviedo: la Plaza del Riego, que toma nombre del General asturiano Liberal. Esta pequeña plaza es lugar de charla y reunión las tardes y noches de buen tiempo, sobre todo en las populares fiestas de San Mateo.

Casco Antiguo Oviedo

Un paseo por el casco histórico de Oviedo

Plaza Porlier, donde nos recibe la escultura de un viajero cargado de maletas en actitud de descanso.

Desde aquí podemos observar el palacio del Conde de Toreno, del siglo XVII, casa natal del ilustre diputado de las Cortes de Cádiz e historiador, José Mª Queipo de Llano. Actualmente este inmueble es sede del Real Instituto de Estudios Asturianos.


Deja un comentario